ASTROLOGÍA

EL HORÓSCOPO Y EL PUEBLO CELTA I

El horóscopo y el pueblo celta siempre y en todo momento han estado muy relacionados. La cultura celta nos dejó un legado fundamental de conocimientos esotéricos. Ellos le dieron un nombre a cada estado de La Luna, adquiriendo las personas que nacían conforme un ciclo o bien otro, unas propiedades y peculiaridades determinadas. Era una sociedad que amaba y cuidaba la naturaleza, a la que consideraban sagrada, de ahí que su espiritualidad, sus conocimientos de predestinación y sentido del universo está intrínsecamente ligada a toda la creación, mas singularmente a los árboles. De esta manera estudiaron cada árbol y  les dieron unos atributos, dependiendo a qué clase de vegetación perteneciesen. Este conocimiento en un comienzo fue protegido para solo unos escogidos o bien personas evolucionadas espiritualmente, y ha llegado hasta nuestros días por seres cautelosos que han querido que este legado no se pierda y podamos favorecernos de él todos y cada uno de los que nos aproximemos con el respeto debido. Asimismo diseñaron un horóscopo protector basándonos en estos 2 elementos: La Luna y los árboles. Los Druidas que eran los sabios del pueblo celta a los que todo el planeta consultaban (incluyendo los gobernantes) pasaron la tradición de su sabiduría en unos bellos versos y de forma oral. Ellos fundamentaron el tiempo en las fases de La Luna. Sus centros rituales donde celebraran todos y cada uno de los sucesos esenciales, lo ubicaban bajo cada árbol, que eran según ellos, los representantes de las virtudes de La Divinidad. La palabra “celta” significa HÉROE. Y este pueblo es bien conocido en España por el hecho de que fueron los pobladores de Galicia alrededor del año setecientos a. C., si bien se piensa que son originarios de Escocia, el País de Gales y Bretaña (Francia). Los Celtas son de los primeros pueblos que resguardaron a los árboles, al unísono que formaban una parte de su vida cotidiana: las muchachas hacían ornamentos para el pelo con sus hojas, los guerreros llevaban en sus ropas ramas a fin de que les ayudasen en la batalla, etcétera  Los Druidas supieron ver en los árboles el código y la esencia del cosmos, la energía por donde circulaba la vida desde la tierra hasta sus ramas, que de forma simbólica representaba al hombre desde su raiz en la tierra elevando sus oraciones al cielo. Los árboles están distribuidos en una rueda con sus espacios y tiempos diferentes. Todos tienen su sitio en las lunaciones y en los equinoccios y solsticios, excepto el Chopo que está presente en las 2 rotaciones. Ahora vienen las datas de nacimiento, el árbol dirija de cada persona y ciertos rasgos del género de personalidad conforme el horóscopo.  Aquellos que deseen trabajar con la naturaleza o bien  para su desarrollo interior, pueden plantar y cuidar su árbol, y dejarse llevar por la intuición para comunicarse con el Reino Vegetal  y beneficiarse de su protección. veintitres de diciembre al 1 de enero: El Manzano. Es el árbol del amor para Los Celtas. Acostumbran a ser personas tiernas, de mucho carisma, siempre y en toda circunstancia enamoradas. Son compañeros fieles, con un enorme sentido de responsabilidad en la vida de pareja. Son espléndidos y también imaginativos. dos de enero al once de enero: El Abeto. Era el árbol que describía el misterio para Los Celtas. Acostumbran a ser personas muy fieles, en las que se puede confiar. Son los buenos amigos que se sacrifican por el resto. Personas muy sociables y nobles. Son temperamentales y cabezotas. Tienen muchas amistades, mas asimismo levantan a su alrededor contrincantes. Son ambiciosos. doce de enero al veinticuatro de enero: El Olmo. Descrito por Los Celtas como el árbol de la mentalidad noble. Es una pareja seria, sincera y leal. De carácter alegre, con sentido del humor. Persona muy práctica y que le agrada ordenar a el resto, mas no que le ordenen. veinticinco de enero al tres de febrero: El Ciprés. El árbol de la lealtad. Son personas apasionadas que no aguantan estar solas. Acostumbran a ser desprendidas, mas se enojan de manera fácil. Son optimistas y de entrega total. cuatro de febrero a ocho de febrero: El Chopo. El árbol de la inseguridad. Son personas valientes, con mucho sentido de la estética o bien dotadas para el arte. Una pareja seria y filosófica. Detallistas y en la mayor parte de los casos solitarias y también insatisfechas por su anhelo de perfección. Realmente serias en las relaciones, jamás sabes realmente bien qué piensan. nueve de febrero a dieciocho de febrero: El Cedro. El árbol de la confianza. Son personas muy sociables y solidarias con el resto. Parejas de un solo amor y para siempre. Seguros de sí, trabajadores, esmerados. diecinueve de febrero a veintiocho de febrero: El Pino. El árbol que describe lo singular, lo singular. Son personas muy apasionadas, mas pierden la pasión al menor incidente. Son  de confianza, y muy activas, siempre y en toda circunstancia están inventando o bien proyectando algo. 1 de marzo al diez de marzo: El Sauce Quejica. El árbol de la melancolía. Son personas poco alegres, bastante difíciles para convivir en pareja. Son soñadores, afables, utópicos, desperdigados y tiernos. once de marzo al veinte de marzo: El Tilo. Representante de la duda. Son personas que se torturan mucho por motivos de celos. Son difíciles, no les agrada la ociosidad. Precisan continuamente el apoyo de amigos o bien familiares. Son fieles. veintiuno de marzo: El Roble. Representa la osadía. Son personas activas, les agrada la acción. Son valientes y decididos. Muy realistas, mas al unísono altamente sensibles. Fieles en las relaciones, francos. Articulo efectuado solamente para tarot Alicia Galván.

Rate this post

Sobre el Autor

Atlas de Tarot

Apasionados por el Tarot, la Astrología y todo tipo de mancias y sistemas adivinatorios y mágicos. Queremos ofrecerte los mejores recursos sobre estas temáticas

¿TE INTERESA APRENDER TAROT?

HORÓSCOPO SEMANAL

Categorías

DICCIONARIO ESOTÉRICO

A| B| C| D| E| F| G| H| I| J| K| L| M| N| Ñ| O| P| Q| R| S| T| U| V| W| X| Y| Z