ASTROLOGÍA Leo SIGNOS DEL ZODIACO

El lado oscuro de Leo

Primero que nada, tengamos algo presente en el momento de examinar el carácter obscuro o bien negativo de Leo y es que, al estar regido por El Sol, lo que lo hace por lo general muy lumínico, cuando se pone obscuro, se pone bien oscurito. Hay signos que, por tener una naturaleza más equilibrada no son ni tan malos ni tan buenos, mas hay otros que por su naturaleza intensa, cuando son buenos son los mejores y cuando son malos son, como afirmaba Mae West, mejores todavía. Leo es uno de estos. Por el hecho de que claro, tenemos a un Leo bueno que es un espíritu adolescente y creativo, siempre y en todo momento presto a cooperar si bien preferentemente con empresas que exactamente el mismo pueda dirigir. Tenemos a un Leo desprendido, noble y capaz de proteger a los más enclenques de la injusticia, tenemos a un Leo bueno al que le agrada enseñarle cosas a el resto y que, además de esto, como se ama tanto igualmente despliega un encanto, un savoir-faire y una naturaleza tan seductora y refulgente que no debe imponerse mucho a fin de que el resto le prosigan. Mas asimismo tenemos el lado obscuro de Leo que se divide en las próximas personalidades que describimos ahora.

1. El dictador de Leo

Cuando estos rasgos que hemos descrito arriba se tuercen o bien se exageran (y el pobre Leo es dado a la exageración) entonces ese Leo presto a guiar a quien lo necesite se torna un dictador presto a guiar a quien lo necesite y a quien no y tan salvajemente desprendido que ayuda a los enclenques si bien estos no se lo soliciten. Para poner más gráficamente este carácter dictatorial de Leo, que se mezcla con un cierto anhelo de justicia y una defensa a todo trance de los enclenques, únicamente nos bastaría con apuntar que, personajes como Napoléon, Hugo Chávez o bien Fidel Castro, pertenecían a este signo zodiacal.

2. El orgulloso

Leo se ama a sí mismo y eso es un requisito imprescindible para la inventiva. Lo hemos oído millones de veces, quien no se ama a sí mismo no es capaz de querer a el resto. Mas la belleza de quererse a sí mismo, de respetarse , de opinar en si, si se deprava se vuelve vanidad y la vanidad, si bien parezca un pecado inofensivo es la peor una parte de querernos a nosotros mismos. Es estimar únicamente lo que ven y aguardan el resto, lo que el resto aplauden y festejan. Con la vanidad no nos estamos amando sino nos estamos prostituyendo. Nos volvemos superficiales, únicamente nos exhibimos. y esa es una de las grandes pruebas que atañen a Leo. Quererse mas sin vanidad y sin traicionarse a sí mismo.

3. El irascible de Leo

Si bien la ira asimismo sea un pecado capital, la verdad es que prosigue siendo un pecado más respetado que la envidia o bien la vagancia. No obstante, la ira es el exceso de esa llama que nos mueve. El exceso del deseo de que nos lleva a actuar. La nobleza de Leo tiende a caer en esta ira que si bien en ocasiones es justa puede volverse una trampa que le impida observar con objetividad las situaciones y volverse una persona beligerante y desalmada.

4. El envidioso

La envidia es posible que sea uno de los pecados más feos de todos. Ha de ser de ahí que que uno no sabe donde se ocultan los envidiosos. Cualquiera acepta sentir vagancia, ira o bien vanidad. Aun la lascivia queda bien en nuestra temporada tan lasciva. Mas ¿envidia? absolutamente nadie. Todos eludimos (o bien creemos) caer en ese pecado. Mas es imposible que no aparezca la envidia cuando perdemos la compasión y el amor. Un exceso de vanidad y también ira mal canalizadas pueden desembocar de manera fácil en envidia. Total. Si me creo el mejor de todo el mundo y no me reconocen ha de ser pues están contra mí y prefieren festejar a los estúpidos. Entonces todos y cada uno de los que ascienden en mi trabajo, todos y cada uno de los que me controlan y dominan están conchabados para no reconocer mi talento. Aproximadamente de este modo se presenta la envidia. Realmente poca gente afirma “es que la odio por el hecho de que me da saña su belleza y su marido y sus hijos” normalmente procuramos razones más nobles para odiar: “La odio pues es superficial” “o pues no merece todo cuanto tiene”. Leo puede caer de forma fácil en la envidia en tanto que sino más bien encauza su energía y su ego puede sentirse poco reconocido y esto es horrible para alguien de este signo. ♥ Asimismo te puede interesar: La estrella de las estrellas es Leo

El lado oscuro de Leo
5 (100%) 1 vote[s]

Sobre el Autor

Atlas de Tarot

Apasionados por el Tarot, la Astrología y todo tipo de mancias y sistemas adivinatorios y mágicos. Queremos ofrecerte los mejores recursos sobre estas temáticas

¿TE INTERESA APRENDER TAROT?

HORÓSCOPO SEMANAL

Categorías

DICCIONARIO ESOTÉRICO

A| B| C| D| E| F| G| H| I| J| K| L| M| N| Ñ| O| P| Q| R| S| T| U| V| W| X| Y| Z