ASTROLOGÍA

Las energías planetarias para el nuevo año 2015

El dos mil quince empieza con regalos en la tan aguardada Noche de Reyes. Estos Reyes Magos de Oriente que van tras La Estrella de Belén nos traen asimismo regalos estelares con las energías planetarias. El dos mil quince va a ser un año muy creativo y cargado de promesas y de sueños por cumplir. Todos los años nuevo es un cuadro en blanco y todo puede acontecer, la certidumbre de que algo comienza y de que algo se termina. Empiezan las promesas de año nuevo que nos dejarán ocupar nuestro sitio de una forma creativa, fluida, fácil y agradable, al tiempo que se cierra un largo ciclo de falta, sufrimiento, confusión y de distracciones que han bloqueado la confianza y el optimismo en la vida y el devenir. El dos mil quince es un año para actuar y escoger, para tomar resoluciones y edificar un nuevo futuro. Van a existir problemas que solucionar y desafíos en los que nos va a tocar escoger nuevos caminos. No es un año para aguardar a que la fortuna y los milagros llamen a la puerta de nuestra casa, hay que salir a procurarlos, de activar nuestra voluntad y de comprometernos a ir tras nuestros sueños, de dar luz a nuestras creaciones, de desplegar las alas y volar alto, pues este año es para relucir intensamente y liberarnos por fin de nuestras restricciones y resistencias. La clave para escoger de manera sabia en dos mil quince está en conectar con nuestro corazón y oír nuestros sentir. El camino adecuado siempre y en todo momento va a ser aquel que nos invita al bienestar, al entusiasmo y a la satisfacción personal. De esta manera vamos a saber verdaderamente qué deseamos verdaderamente. Es la llave para abrir las puertas adecuadas, la brújula que nos señala la dirección cara nuestra dicha. Las señales están en nuestro interior y estas se expresan mediante de qué manera nos sentimos. Si reconocemos esta valiosa guía en nuestras vidas y nos alineamos con las energías planetarias del año vigente, vamos a poder contestar a los estímulos y ocasiones externas que se nos presentan y obrar en consecuencia. Recuerda que este año es un cuadro en blanco dónde todo es posible y cada cuál es el artista autor de su realidad. Podemos pintar el cuadro con exactamente las mismas escenas pasadas y repetirlas o bien podemos pintar algo completamente nuevo. Y esta es la auténtica potencialidad del actual año, una fuerza enorme en nuestro interior nos impulsa a apreciar experimentarnos de una forma nueva en el exterior. Es la ocasión para expresar y encauzar esta energía que se ha ido gestando dentro de nosotros desde el momento en que Plutón ingresó en el signo de Capricornio hace 7 años. Este fue el primer tránsito de una serie de energías planetarias que nos ha llevado hasta el dos mil quince, y ahora en este año definitivo es hora de salir de un proceso de reconstrucción personal y de sanear los condicionamientos ancestrales vinculados al temor, la culpa, el abuso de poder, y la vergüenza. Es un proceso en consecuencia de curación espiritual en el que hemos podido desarmar en los últimos tiempos, capa a capa, estas fuerzas dominantes en nuestra vida. Si observamos estos últimos 7 años nos vamos a dar cuenta que han sido vitales para avanzar en nuestro proceso de liberación. Tras las capas de condicionamientos, negaciones, restricciones, prohibiciones y resistencias de forma profunda arraigadas en nuestro inconsciente, hemos hallado la raíz de un temor muy profundo. Temor a ser mismos, a mostrarnos, a querer, a opinar en nosotros, temor a relucir con luz propia, temor a ser libres. Algo ha debido fallecer estos años, para abrir el espacio a fin de que lo nuevo nazca. Algo se debió desarmar en el interior a fin de que el proceso de nueva creación pueda germinar ahora cara fuera. Hemos logrado romper las estructuras del temor que nos condiciona.  Para muchos estos últimos años han representado un viaje sorprendente en el que hemos aprendido a mirar de frente nuestros diablos internos, de busca infatigable de la verdad, y de darnos cuenta de de qué forma cedemos nuestro poder de forma tan gratis y también inconsciente. Por consiguiente, el dos mil quince es el año, sobre todo y ante todo, de la Renovación del Ser. Renuévate. Es tu año. Arriésgate a ser mismo. Feliz dos mil quince. Artículo efectuado únicamente para Alicia Galván tarot

Las energías planetarias para el nuevo año 2015
2.5 (50%) 2 vote[s]

Sobre el Autor

Atlas de Tarot

Apasionados por el Tarot, la Astrología y todo tipo de mancias y sistemas adivinatorios y mágicos. Queremos ofrecerte los mejores recursos sobre estas temáticas

¿TE INTERESA APRENDER TAROT?

HORÓSCOPO SEMANAL

Categorías

DICCIONARIO ESOTÉRICO

A| B| C| D| E| F| G| H| I| J| K| L| M| N| Ñ| O| P| Q| R| S| T| U| V| W| X| Y| Z