TAROT

El tarot y el problema de las preguntas de amor

He estado tan ocupado que ni tiempo había tenido para actualizar el weblog. No obstante, absolutamente nadie se puede lamentar del actual mes y pico sin actividad por el hecho de que oye, ya tengo un montón de artículos en mi página para entretenerse, reír o bien plañir!

El tema que nos reúne el día de hoy es el difícil planeta de las relaciones cariñosas y las preguntas que se le hacen al tarot sobre este tema. Particularmente las que apuntan a temas de pareja en construcción y todos y cada uno de los problemas que acostumbran a aparecer en el preámbulo inicial.

Justamente y hace algo más de un mes, un amigo me hizo hincapié en lo esencial que era distinguir las clases de pareja a lo largo de una  consulta de tarot en tanto que frecuentemente tarotistas/videntes y consultantes acostumbramos a tratar este tema de forma genérica. Esto es, creemos que una pareja son 2 personas que se declaran novios y se declaran lealtad sexual, cuando hoy día el tema del amor se ha vuelto tan diverso que debemos comenzar a charlar de parejas abiertas, no verbalizadas, amigos con roce y un montón de títulos que no caben en este humilde artículo de weblog.

SÍ, TIENES PROYECCIÓN DE PAREJA CON ESA PERSONA, PERO ¿QUÉ TIPO DE PROYECCIÓN?

El mayor inconveniente que puede haber en las lecturas de tarot relacionadas con temas cariñosos, es la percepción diferente que tarotista/vidente y consultante tienen del término de relación. Lo que para uno puede ser una simple amistad con roce, para el otro puede ser una pareja estable y eso puede generar distorsiones en el momento de conseguir resultados de una lectura de tarot.

Precisamente por eso, el tarotista/vidente ha de estar informado de todas y cada una de las variables de relación y ser exageradamente claro en el momento de expresar qué género de relación puede tener el consultante con otra persona, por el hecho de que un dato o bien matiz no aclarado puede llevar a meditar al consultante que va a tener la posibilidad de una relación estable, cuando a lo único que puede aspirar es a una relación con roce y no verbalizada.

Entonces, hete ahí el inconveniente. En las consultas de tarot no es usual que haya una pacto entre tarotista y consultante, para delimitar qué creen es una relación. Se habitúa a hacer preguntas genéricas del tipo ¿tengo posibilidad de estar en una relación con fulanito? mas absolutamente nadie se pregunta ¿a qué género de relación te refieres? ¿a un compromiso sexual no verbalizado, un follamigo o bien a una relación con el amor de tu vida, en plan casa, hijos y mascota?

Ese género de preguntas que semejan muy obvias, se vuelven precisas, para comprender primero qué busca el consultante y basándonos en eso pesquisar con las cartas si eso que busca es viable con fulanito o bien con menganita. Eso siempre y en todo momento va a ser mucho mejor que decirle al consultante «Sí, a futuro se ve que vas a tener una relación con esa persona». Una oración que va a dibujar una sonrisa en la cara del consultante, que se va a ir pensando que se va a poder desposar con esa persona y tener muchos hijos, cuando realmente a lo máximo que va a poder aspirar es a un follamigo un tanto más tierno de lo común.

Entonces entonces viene la una parte de las explicaciones. El consultante retorna y le pregunta al tarotista/vidente por qué razón no apareció lo de follamigos en la consulta y el tarotista/vidente le explica que vio una relación mas no se fijó en los detalles de esta por el hecho de que el interrogante no lo demandaba, aparte de que tampoco sabía a qué género de relación se refería el consultante. Es decir, fallo o bien falta de entendimiento y comunicación de las dos partes. El tarotista/vidente por no consultar y el consultante, por no aclarar a qué género de relación se refería.

QUE TENGAS UNA RELACIÓN NO IMPLICA QUE SEAS FELIZ CON ESA RELACIÓN

Otra cosa que sucede frecuentemente es que mediante una lectura de cartas se puede prever que va a haber una relación de pareja con otra persona, mas eso no implica que sea bonita y excelente.

Este acostumbra a ser otro fallo que se acostumbra a cometer en la comunicación tarotista/vidente y consultante, puesto que echando mano de el interrogante genérica ¿voy a tener relación con esa persona? absolutamente nadie aclara si hablamos de una relación edificante y que pinta realmente bien o bien de una relación en donde uno de los miembros de la pareja acabará agredido o bien agotado, física y emotivamente.
Es sabido por todos que hay relaciones tóxicas de personas ofuscadas una con otra, que se resisten a recortar mas que por retorcidos motivos deciden seguir. Y si bien parezca increíble este género de relaciones asimismo reciben el título de cariñosas, con lo que la palabra «relación» da para mucho y no garantiza dicha.

La mayor parte de los consultantes, muchos de ellos deseoso por conseguir una visión futura con esa persona que les resulta de interés, ni tan siquiera se ponen a meditar en si la vida con esa persona va a ser feliz. Pues ya sabemos que en la etapa de enamoramiento todo es excelente, mas cuando pasan los años y toca verse las legañas por la mañana, ya todo cambia. Entonces, es en ese instante en donde debemos examinar si la relación que se consigue es positiva y edificante en el tiempo o bien si se convierte en un averno a cada momento.

Más de alguien va a coincidir conmigo en una verdad evidente: todas y cada una de las relaciones tienen un tanto de cal y de arena. Mas debe haber cierto equilibrio. Si vemos que una relación es un noventa por ciento de cal y diez por ciento de arena o bien noventa y nueve por ciento de mierda contra un 1 por ciento de cosas positivas, es el deber de uno como tarotista/vidente, aclarar esos matices. Pues las diferencia entre tener una relación buena o bien mala puede ser abisal. Entonces, decir en una consulta «sí, se te ve en una relación con esa persona» no es suficiente.

RELACIONES NO VERBALIZADAS, FOLLAMIGOS Y OTRAS DEL MONTÓN

El amigo que me hizo hincapié en estas cosas tuvo la gentileza de mandarme un manual de relaciones modernas en donde me sorprendí de ver las variables que existen. Acá voy a nombrar solo ciertas, a fin de que podáis comprender lo esencial que es aclarar el género de relación que uno quiere en una consulta de tarot.

Relaciones con derecho a roce (follamigos): una relación abierta en donde no hay un compromiso verbal y ninguno de los miembros de la pareja le demanda algo al otro. Por lo mismo, cada uno de ellos puede tener diversidad sexual con otras personas. Mientras que empleen condón o bien se tomen la pastilla no hay inconveniente para ninguno de los implicados. Ocasionalmente, esta relación puede decantar en una relación estable no verbalizada.

Relaciones estables no verbalizadas: hay fidelidad sexual, se queda frecuentemente mas no hay una declaración abierta que afirme «Somos novios». Esta clase de relación acostumbra a confundir singularmente a las mujeres que padecen y tienen profundas contradicciones, puesto que se tiran años aguardando que el hombre les presente a su familia cuando no para de reiterar «Te quiero, no deseo distanciarme de ti mas no deseo ponerle nombre a lo nuestro» o bien «Deseo que esto sea algo solo entre tú y «. Entonces la mujer se queda K.O y no comprende nada. Este género de relación puede perdurar años, sino más bien toda la vida. Mas claro, si no eres abierto de psique para ello, te puedes quedar atónito.

Relaciones estables verbalizadas: las de siempre. En donde así sea que vivan juntos o bien no, se ha dicho la conocida oración «Somos novios». Los miembros de la pareja se han presentado a sus respectivos amigos y familia y todo pinta a que la relación es transparente y clara como el agua. A absolutamente nadie le quedan dudas de que hay amor y de que tienen ganas de comer perdices.

Relaciones estables verbalizadas y con vida compartida: Estas son las que suben de nivel y llevan a compartir un hogar con la otra persona. Pueden haber hijos, patrimonio económico en común y hasta un gato que maulla por toda la casa, a fin de que alguien le abra una lata de atún. Muchas mujeres y hombres desean esta clase de relación y es muy importante que lo afirmen en una consulta de tarot, a fin de que de esta forma el tarotista/vidente les afirme si verdaderamente pueden lograr esta clase de relación con «esa persona».

CONCLUSIÓN

Estas son, teóricamente, los primordiales géneros de relación que hay hoy día. Mas en estas categorías pueden haber subcategorías. Asimismo puede acontecer que una relación que puede comenzar como follamigos podría decantar en una relación estable verbalizada y con vida compartida, atravesando todos y cada uno de los niveles existentes. Del mismo modo, una relación podría quedarse bloqueada por siempre en el nivel de los follamigos o bien en el de relaciones de pareja no verbalizadas.

Sea como fuere, es fundamental aclarar estos matices en un consulta de tarot, a fin de que el consultante no se lleve una impresión errada sobre el género de proyección sentimental que tiene con una persona.

De este modo se ahorra un cefalea el consultante y el tarotista/vidente. Y de paso, todos aprendemos algo más sobre los diferentes géneros de relación que hay en el atareado planeta moderno.

El tarot y el problema de las preguntas de amor
5 (100%) 2 vote[s]

Sobre el Autor

Atlas de Tarot

Apasionados por el Tarot, la Astrología y todo tipo de mancias y sistemas adivinatorios y mágicos. Queremos ofrecerte los mejores recursos sobre estas temáticas

¿TE INTERESA APRENDER TAROT?

HORÓSCOPO SEMANAL

Categorías

DICCIONARIO ESOTÉRICO

A| B| C| D| E| F| G| H| I| J| K| L| M| N| Ñ| O| P| Q| R| S| T| U| V| W| X| Y| Z